Juan Valentín Urdangarín con chaleco para navegar